Contra viento y marea

Kayakistas de varias ciudades llevaron adelante la cuarta travesía de las Encadenadas

Una gran experiencia.
Una gran experiencia.

El fin de semana largo de octubre se realizó por cuarta vez, el encuentro autoconvocado de kayak en Chascomús, con el motivo de recorrer los espejos de agua encadenados de la cuenca del Salado.

La idea principal fue navegar desde laguna Vitel hasta el pesquero las Barrancas, sumando así casi 60 kilómetros en dos días, recorriendo casi en su totalidad las lagunas del sistema.

Entre otros atractivos, haciendo noche en estancia Manantiales de Iriarte, los participantes pudieron conocer e enriquecerse con su historia, “la cual nos fue transmitida por sus dueños, a quienes estamos eternamente agradecidos”, expresó Martín Martinangelo (kayaklagunas).

“Este año, por cuestiones meteorológicas, no se pudo navegar el recorrido en su totalidad debido a la fuerte tormenta eléctrica del día sábado, por tal motivo se tuvo que utilizar un plan B y dejar la estancia Laguna Vitel (punto de partida), donde nos recibieron muy cordialmente el día viernes 11 por la noche”, prosiguió.

Luego detalló: “nos dirigimos entonces el día sábado 12 al camping Camino del Sol, donde su dueño el señor Gustavo Langono nos brindó el establecimiento para reorganizar vehículos y embarcaciones”.

También destacaron la buena predisposición “dejándonos hacer base en su establecimiento contribuyendo así al fomento de esta actividad”.

“Con tortas fritas de por medio, esperábamos el cese de la tormenta que llegó por la tarde, permitiéndonos alistar los kayak y navegar un poco nuestra laguna (Chascomús), dejando todo listo para el día siguiente”, continuó el relato.

El día domingo 13, ya listos los 25 participantes y en el agua, comenzaron a navegar con destino estancia Manantiales de Iriarte, conectando por el arroyo Girado, que ese día estaba lleno de nutrias, patos espátulas rosadas, garzas etcétera.

Almorzaron a la costa de la estancia, recorrimos la misma y emprendieron, con mucho viento a favor, el regreso al camping Camino del Sol, dónde los esperaba el señor “Loncho” Morales con algo rico en el asador.

Este año, a diferencia de los anteriores, “contamos con un pequeño pero gran apoyo del Municipio gracias a la gestión del señor Pablo Francese, aportando el primer y fundamental grano de arena, logrando allanar el camino para que todo salga mejor de lo planeado”, explicaron y sumaron: “también, a diferencia de los anteriores encuentros, por primera vez contamos con una lancha de apoyo en el partido de Lezama gracias a la buena predisposición del señor Bernardo Ampo”.

Así como en todas las ediciones anteriores, agradecieron al señor Lucas Funes y Seguridad Lacustre por estar en contacto permanente sin más motivos que cuidarlos.

De apoco se van sumando kayakistas de distintos lugares como Baradero, Necochea, San Clemente, Mar del Plata, La Plata, Bs. As. entre otros… con el fin de conocer nuestra ciudad, su historia y su gente.

Este evento está abierto a todos los kayakistas que crean estar en condiciones de navegar en flota, ser autosuficientes y poder remar 30 kilómetros por día aproximadamente con los elementos de seguridad correspondientes.

Lectores: 6

Comentarios